sábado, 24 de octubre de 2009

Familias "guardadoras" al banquillo: Fundaciones de adopción enjuician sistema

Una nota en La Segunda que aporta las miradas de las instituciones pero no ilustra sobre los inconvenientes, graves y conocidos, de los sistemas de hogares en el proceso de adopción. Como que para la periodista es un pura elección de tincada elegir un sistema de guardadores o uno de hogares.
Ni hablar de los intereses económicos que entraña una fórmula u otra. En fin. Es lo que hay.

"La batalla que dio el matrimonio Porter Castillo por quedarse con la custodia de Matilde puso en el ojo del huracán el sistema de familias "guardadoras"... esas que deben ser un sustituto temporal para los niños que serán adoptados.

Mientras la gente común se abanderizaba o criticaba a la pareja, actores relacionados con las adopciones analizaron "con lupa" la institución de las familias guardadoras.

Para la sicóloga infantil Cecilia Williamson , que alaba el sistema -por el vínculo de apego que logra el bebé, que favorece su desarrollo emocional-, le preocupa sí que una misma familia guardadora permanezca varios meses con un menor, pues "más aumenta el conflicto cuando se separan".

Distinto piensa el sicólogo Felipe Lecannelier: niega que se produzca un trauma irreversible en los bebés que viven con guardadores y luego pasan a padres adoptivos. Asegura que sí se producirá un período normal de adaptación del menor al nuevo hogar.

De las cuatro fundaciones que están acreditadas ante el Sename para los programas de adopción (Fundación para la Adopción, San José, Quinta de Tilcoco y Mi Casa), sólo una utiliza a las guardadoras. Las otras han optado por otros sistemas.

Y esta es su evaluación.

Fundación para la Adopción: "No hay otros casos como Matilde"

La Fundación para la Adopción es la única en Chile con el sistema de guardadoras: Hoy son 24. "Por ahora no necesitamos más", dice la directora (s) de la institución, Irene González, quien adelanta que hay más interesados que cupos.

Defiende el sistema -"no hay otros casos como los de Matilde", enfatiza-, pues los menores son protegidos y queridos de forma especial. Sí reconoce que el momento de la separación requiere un trato especial para aminorar el impacto.

-¿Quién supervisa a sus guardadores?

-El Programa de Acogida simple, con sus profesionales. Ellos hacen visitas domiciliarias y llamadas continuas.

San José: No a "tener muchos niños repartidos en familias"

En la Fundación San José usaron sólo un año el sistema de guardadoras, al inicio de sus 15 años de existencia. La directora ejecutiva de la entidad, Bernardita Egaña, explica que consideraron que no era la mejor modalidad, por la responsabilidad que significa con los niños: "Tener muchos niños repartidos en familia no es la mejor vía".

Por eso, adoptaron el programa de apego Lokzy y fundaron Casa Belén, donde hoy se encuentran sobre 30 menores -que se quedan por un período promedio de seis meses- y con capacidad para recibir a 70. Tienen "una cuidadora principal por niño, con el que empiezan a trabajar el apego. Eso favorece su desarrollo".

Mi Casa: "Nos merece dudas"

La Fundación Mi Casa comenzó en marzo su trabajo en adopciones. Tienen 30 niños en proceso de adopción.

La coordinadora del programa de adopción, Ana María Cerda, explica que prefieren mantener en sus recintos a los menores con potencial de adopción.

"Hemos decidido que, por el momento al menos, no lo vamos a implementar (familias guardadoras). Nos merece dudas, sobre todo por lo que pasó ahora". Preferible sería, dice, que el Estado invirtiera en hogares más pequeños y con personal especializado.

Tilcoco: "Tratamos que los chiquillos vuelvan a su hogar"

Tampoco ha querido adoptar el servicio de guardadores el hogar conocido como Quinta de Tilcoco, cuyo director, Francisco Vega , señala que "somos un centro de protección de menores... tratamos de que los chiquillos vuelvan a su hogar de origen".

Ello, por cuanto en general se trata de niños entre 5 y 6 años derivados por tribunales debido a situaciones de riesgo. "Cuando el retorno no es posible, se inician los procesos (de adopción)", concluye.



Sename prepara cambios: Convivientes mejorarán opciones

El director del Servicio Nacional de Menores (Sename), Eugenio San Martín , no condena el sistema de familias guardadoras, e incluso le reconoce ventajas por sobre los hogares o residencias.

"Hay estudios que señalan que hay mejores condiciones para una atención personalizada en la familia guardadora y permite que los menores vivan la experiencia de socialización al interior de una familia. Eso es absolutamente compatible... en la medida que dure algunos meses. La institución ha funcionado en la medida que los guardadores han entendido que se trata de una relación transitoria", agrega.

Por eso mismo, es enfático en advertir que este modelo no sufrirá excepciones con el caso de Matilde: Sus "guardadores" no podrán adoptarla, pues ella ya tiene una familia asignada.

Como director del organismo que rige las adopciones en el país, y que es el ente asesor de los tribunales, admite que se pueden sacar lecciones de este caso, para ver cómo potenciar y mejorar el sistema "que es un modelo para Latinoamérica", sostiene.

Desde hace más de un año, con la Agencia de Cooperación Alemana GTZ, estudian mejoras al sistema: un primer informe se entrega en marzo.

¿Algunos cambios que se evalúan? Detectar más tempranamente a aquellos niños que están en condición de ser adoptados; que estos casos tengan preferencia en la tabla de los tribunales de Familia y también estudian que las parejas de hecho, con requisitos establecidos de convivencia y compromiso real, puedan postular a la adopción con la misma preferencia que los matrimonios chilenos (y por sobre los extranjeros).