viernes, 31 de julio de 2015

Saludo en aniversario de ANCOT


Me sumo a los saludos por el aniversario de ANCOT a todos y todas las consejeros(as) técnicos del país (especialmente a una) por el relevante rol que desempeñan en el sistema y sin los cuales no se alcanzarían soluciones duraderas y satisfactorias.

Entrevista en Radio Duna: “Estamos discutiendo en base a anécdotas”

Dejo aquí link a la conversación que sostuve ayer con Cony Stipicic y Rodrigo Alvarez, en Radio Duna, sobre reformas a la ley penal juvenil.

jueves, 30 de julio de 2015

Estudio UNICEF- CSP "Definiciones conceptuales para un sistema integral de protección a la infancia”


La oficina en Chile de UNICEF ha hecho público el estudio encargado al Centro de Sistemas Públicos del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, y en el que tuve el honor de participar, “Definiciones conceptuales para un sistema integral de protección a la infancia”. Este documento es parte de la serie "Los derechos de los niños, una orientación y un límite", un conjunto de trabajos que buscan contribuir al diseño del nuevo sistema de protección y nueva institucionalidad en materia de infancia.
El Grupo de trabajo del Centro de Sistemas Públicos fue dirigido por Jerko Juretić (Centro de Sistemas Públicos, Universidad de Chile) e integrado por Francisca Dussaillant, Gabriela Saieg, María Pía Martin, Francisco Estrada, Javier Fuenzalida y Carlos Castro (Centro de Sistemas Públicos, Universidad de Chile).

Este trabajo se estructura en dos etapas. En primer término, se formula un diagnóstico general realizado en base al análisis de información primaria recogida a través de la aplicación de metodologías cualitativas; y luego, se realiza una revisión de información secundaria a través de un análisis comparado sobre experiencias internacionales en sistemas de protección a la infancia y de literatura académica sobre sistemas integrales y su diseño institucional. Sin perjuicio de una serie de acciones, programas y normas destinadas a dar protección a los derechos de los niños, niñas y adolescentes (en adelante, NNA), el diagnóstico identifica deficiencias específicas en materia de enfoque de las intervenciones, cobertura, recursos financieros y humanos, coordinación intersectorial (a nivel nacional y local) y sistemas de información, monitoreo y evaluación. A su vez, se observa una estructura institucional con ausencia de un ente rector con suficiente poder y capacidad para otorgar seguimiento y coherencia a la intervención de las políticas públicas. Finalmente, el diagnóstico elaborado da cuenta de débiles mecanismos de participación y representación de los NNA y de la sociedad civil en el diseño e implementación de las políticas de infancia.

En base al diagnóstico formulado, la segunda etapa de este estudio sugiere las bases conceptuales para el diseño de un sistema de protección integral de los derechos de los NNA en Chile. Este sistema de protección integral, basado en un diseño sistémico previo, debiera fundarse en reglas y mecanismos establecidos en una futura ley de garantías a los derechos de la infancia y que dispongan, en particular, que: (i) las conductas de las distintas organizaciones involucradas confluyan hacia los objetivos deseados; (ii) se definan las responsabilidades y los espacios de coordinación necesarios para procesar adecuadamente las situaciones imprevistas propias de cualquier implementación; y (iii) se evalúe el desempeño del sistema para ir monitoreando el grado de cumplimiento de los derechos de los NNA establecidos en los tratados internacionales. El enfoque sistémico apunta a que todos los componentes del sistema estén directa o indirectamente conectados unos a otros y los resultados que provee el sistema en su conjunto sean el producto de tales interacciones.

Los invito a su lectura y debate.

Como es su costumbre, el Centro ha sacado una Nota Técnica sobre esta materia que pueden descargar acá.



martes, 21 de julio de 2015

Juzgado de Familia de Calama inaugura Sala de visitas parentales y se reúne con unidad regional de adopción del Sename

El Juzgado de Familia de Calama, con el apoyo de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, implementó esta semana una sala especialmente habilitada para visitas parentales, espacio ideado para hacer frente a la gran cantidad de citas de relaciones directas y regulares provisorias decretadas por el tribunal como medidas de protección.

En total, se habilitaron 65 metros cuadrados para brindar un lugar más cómodo, confortable y apto para la recreación infantil, que permitirán un mejor desarrollo de los encuentros de relación directa entre los menores de edad y sus padres, las que se efectúan los sábados en el tribunal. El espacio cuenta con cámaras de grabación en 360 grados, ventilación, piso de goma eva y mobiliario especial para niños y niñas.

Reunión
En tanto, la magistrada del Juzgado de Familia de Calama, Paola González Montecinos, junto a la consejera técnica del tribunal, Iris Graz Velásquez, se reunió el lunes 13 de julio con la representante de la unidad de adopción del Servicio Nacional de Menores en la Región de Antofagasta, Patricia Campilla, y la fiscalizadora de dicha unidad a nivel nacional, Carolina Von Scharmann.

La cita, según indicó la magistrada, tuvo por objeto transmitir a las profesionales de Sename las dificultades detectadas en los informes de idoneidad –que evalúan las postulaciones de adopción-, y coordinar mejoras que permitan subsanar estos inconvenientes, lo que se verá favorecido por el proyecto de ley sobre la materia que se encuentra en tramitación. Asimismo, se establecieron acuerdos sobre nuevos documentos que se acompañarán en las solicitudes.

miércoles, 15 de julio de 2015

Dossier 4o. Informe de Chile al Comité de Derechos del Niño

En septiembre de este año el Estado de Chile presentará su 4to. Informe periódico (combinado con el 5to.) al Comité de Derechos del Niño sobre el cumplimiento de la Convención.
Ya se han subido a la web los informes alternativos (el de Opción quedó mal subido y no está disponible aún) o “sombras”, y el cuestionario que el Comité le envió a Chile luego de recibir su informe escrito, que ya subimos a este blog hace tiempo.

Lamento que el Informe sombra de la ROIJ (Red de ONGs de Infancia y Juventud Chile) no conceptualice correctamente el caso de los niños internados en cuanto privados de libertad y respecto de los que el primer deber del estado es resguardar su derecho a vivir con su familia de origen. Además, me sorprende que nada diga sobre el conocido problema del bajo monto de subvención.  No apuntar a esos dos problemas es un serio error del ese informe y reitera el problema del mundo de infancia de no concordar un diagnóstico común frente a los graves problemas del sistema de atención a la infancia en el país, jerarquizando los déficit.

Destaca en el cuestionario del Comité la primera pregunta:
“1. A la luz del proyecto de reforma constitucional, sírvanse explicar cómo se plantea garantizar el reconocimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes a nivel constitucional de acuerdo con la Convención. Sírvanse también proporcionar información sobre si está previsto algún procedimiento para oír la voz de los niños en dicho proceso. Sírvanse igualmente informar sobre las medidas tomadas para dotarse de una ley integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.”
Asimismo destacan estas cuestiones:
“16. Sírvanse proporcionar información actualizada sobre las medidas tomadas para eliminar la discriminación contra niños, niñas y adolescentes indígenas, particularmente aquellos pertenecientes a la comunidad mapuche. Sírvanse en concreto referirse a aquellas medidas relativas a la preservación de su identidad cultural, el derecho a una educación intercultural y el derecho a ser escuchado en las decisiones que les afectan. Sírvanse también informar sobre las medidas tomadas para evitar que los niños, niñas y adolescentes mapuches y sus familias sean víctimas de intimidación y violencia por parte de la policía. Sírvanse igualmente informar sobre cómo se está implementando la Ley Antiterrorista y como se está asegurando que los niños indígenas, no sean bajo ningún concepto investigados y/o enjuiciados bajo dicha ley.”
“18. En relación a las recomendaciones del Comité sobre la implementación del Protocolo Facultativo de la Convención relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, sírvanse proporcionar información adicional sobre la tipificación y penalización de todos los delitos contemplados en el Protocolo Facultativo (CRC/C/OPSC/CHL/CO/1, párr. 24) y el enjuiciamiento de los presuntos culpables (párr. 26). Sírvanse también indicar si se ha realizado alguna evaluación de los programas de prevención, protección y rehabilitación para los niños que son víctimas de explotación sexual y trata y cuál ha sido el resultado.”

Dossier:
- Alternative Report Submitted by the Global Initiative for Social and Economic Rights and the Sciences Po Law School Clinic

martes, 14 de julio de 2015

Columna: Niños en la cancha

Cuando las burbujas de la celebración por el campeonato se han ya desvanecido puede ser un buen momento para volver sobre una de esas imágenes de terrible belleza que nos dejó ese pequeño interregno de los sueños entre el momento en que Sánchez lanzó su insólito penal hasta que Bravo levantó la copa.
La estampa habitual de la celebración está poblada por jugadores sin camiseta, ojos llorosos, abrazos eternos, chilenismos a toda pantalla, etc. Pero de repente, camarógrafos más habilosos que sus directores, empezaron a  mostrar que en uno de los arcos del Estadio Nacional un grupo de niños jugaba una republicana pichanga.
A partir de esa imagen me parece interesante realizar cuatro comentarios.

1. Nada más republicano que una pichanga con desconocidos. Desde muy temprana edad aprendí en la plaza del roto chileno que había reglas que se respetaban sin necesidad de un adulto cerca, eran reglas orales, eran reglas obedecidas por amigos, por desconocidos y por no tan amigos. Jugar con desconocidos a la pelota es entregarnos a un placer intenso sobre la seguridad de un suelo común de creencias compartidas. Y, como no podía ser de otro modo, en esa pichanga en un lugar emblemático corrían niños y niñas, reconociendo así ese ingreso del 50% del país a las canchas. Nada raro en eso. Y eso es raro en un país donde aún es raro que el 50% del país esté ausente de paneles de discusión, o subrepresentado en el gabinete conformado por una presidenta mujer, o desigualmente representado entre los líderes de todo el estado y la sociedad civil. Esa naturalidad de jugar a la pelota niños  niñas es un rasgo que atraviesa hoy las canchas del país. En el equipo de mi hijo pequeño la arquera, la gran arquera, es mujer. Él va a crecer sin que sea un tema para él la presencia de mujeres porque desde sus primeros partidos han estado ahí, en la cancha, como en esa pichanga en el nacional.

2. Pero también la presencia de esos niños nos hablaba de sus padres. De esos nuevos campeones, que en su momento de triunfo los buscan afanosamente para que los acompañen en fotos, en levantar trofeos, en recibir medallas. En nuestra patria de huachos no es poco. Son padres reclamando que antes de futbolistas y campeones son padres. Son padres asumiendo que gestos que la construcción social asignó históricamente a las madres (llorar, abrazar, consolar) son también gestos de padres. Son padres presentes en las vidas de sus hijos que reclaman su lugar en la foto. Esta celebración nos ha regalado nuevas imágenes de hombría y triunfo. No son ya voluptuosas modelos las que acompañan a los que posan en el podio. Son niños, son hijos.

3. Entre los abrazos, la pichanga, las lágrimas, la vuelta olímpica, hubo una imagen que sólo días después se logró terminar de desentrañar. Unos niños en la cancha consolando al abatido Messi. Dicen que le dijeron que seguía siendo el más grande. Dicen que le pidieron una foto.  Todos vimos que lo consolaban con cariño con una mano. Un niño que consuela y acaricia nos dice mucho de sus padres y entorno. Nos cuenta que ha sido cuidado, acariciado, consolado, que ha aprendido de esas manos que sus pequeñas manos poseen poderes especiales. Niños en la cancha y consolando.


4. Un comentario final tiene que ver con el espacio adulto y el espacio infantil.  Con repensar los momentos desde ópticas infantiles. Lo infantil es aún sinónimo peyorativo de básico, de mínimo, de irracional. “Tu argumento es infantil” no quiere decir otra cosa que no existe como argumento racional. Una celebración deportiva, la más grande de nuestra historia, no se vio empañada sino engrandecida por la presencia de niños en un acto en que no habían sido pensados. Ésa es la regla no escrita de nuestras ciudades y calles, de nuestros edificios e instituciones.  Y, por cierto, pensar en los niños no es hacer morisquetas ni hablar como tía de parvulario,  como ya “31 minutos” enseñó hace más de una decena de años. Pensar las celebraciones, los espacios desde los niños es abrir espacio a que sus mundos se entrelacen con los nuestros. Unos niños en la cancha metieron ese gol.

jueves, 2 de julio de 2015

Desde Scotus: Propuestas de innovación para nuestra Corte

La última quincena de la Corte Suprema de Estados Unidos (Scotus, por su sigla en inglés) ha sido singularmente noticiosa por fallos de gran alcance: destrabar el Obamacare, declarar la constitucionalidad del matrimonio igualitario, y sostener la mantención de la pena capital por aplicación de una droga especialmente dolorosa (Midazolam) son sentencias que han acaparado primeras planas de la prensa mundial.
Aprovechando esta coyuntura quiero plantear tres propuestas que creo contribuirían a mejorar aun más el trabajo de nuestra Corte Suprema, que desde hace algunos años se ha embarcado en procesos de innovación que han contribuido significativamente a un mayor acercamiento con la ciudadanía (su área de comunicaciones, mejoras en gestión, énfasis en ética judicial, mayor transparencia, agilización de causas de DD.HH., etc.) y que, en palabras de su presidente, procura “sumar a la sociedad igualdad, libertad y dignidad.” (Cuenta pública 2015)

La primera propuesta, en línea con el objetivo de facilitar la publicidad real de los fallos, es la instauración de un syllabus, o resumen ejecutivo, de sentencias de cierta extensión. Un profesor argentino ha considerado que una forma de violar la publicidad es por exceso. Fallos de 1200 fojas son fallos ilegibles. Ni siquiera son imprimibles.  Entre nosotros, afortunadamente, aún estamos lejos de esas prácticas pero de todos modos contar con resúmenes de 3, 4 o 5 páginas ayudaría a que cualquier ciudadanos medianamente culto pueda aprehender por sí mismo el sentido de un fallo, sus razones y terminar así con esa sensación que queda a veces, en los medios, de resoluciones con problemas de justificación. Este trabajo hoy lo cumple de gran manera la Dirección de Comunicaciones con la sección noticias del portal web respecto de los casos más mediáticos.

Una segunda propuesta es permitir en los fallos divididos que cada jurisdicente conozca la primera versión del voto de mayoría y de sus colegas que disienten. De este modo, en su redacción puede discutir públicamente las razones de sus colegas y, de esta forma, ofrecer un fallo más robusto en términos de argumentación jurídica. Basta recordar que en el modelo argumentativo de Toulmin un elemento de una argumentación compleja lo constituyen las condiciones de excepción o de refutación (Toulmin 2003: 137).

Finalmente, una tercera propuesta desde el trabajo de Scotus la constituye la existencia  en el equipo de los justices, nuestros ministros, de los clerks, esto es, aventajados egresados de derecho que colaboran en la redacción de los fallos buscando citas, contrastando datos, revisando los briefs, etc. En nuestro sistema jurídico sus tareas serían diferentes pero creo que podrían aportar al trabajo principal de los ministros del más alto tribunal que es, sin duda, dictar sentencias. Mantendrían ellos la dirección de la redacción del fallo pero podrían encargar tareas menores a estos ayudantes de redacción, quienes, a su turno, se verían beneficiados de la oportunidad de aprendizaje al más alto nivel de nuestro sistema jurídico.

Ninguna de estas propuestas creo que requiere ley y su implementación reforzaría el proceso de innovación hoy en marcha.


martes, 30 de junio de 2015

Especial Overgefell: El emotivo párrafo final de la opinion de Kennedy

"Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, por su encarnación de los más altos ideales de amor, fidelidad, devoción, sacrificio y familia. Al formar una unión marital, dos personas llegan a ser algo más grande de lo que alguna vez fueron.  Como algunos de los recurrentes en este caso demostraron, el matrimonio encarna un amor que puede durar incluso más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres decir que ellos no respetan la idea del matrimonio. Su alegato es que ellos la respetan, la respetan tan profundamente que ellos buscan su cumplimiento para ellos mismos. Su esperanza es no ser condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las más antiguas instituciones de la civilización. Ellos piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho."
(traducción mía)

Especial Obergefell: In defense of Justice Kennedy’s soaring language, por Michael C. Dorf

Michael C. Dorf is the Robert S. Stevens Professor of Law at Cornell University. He blogs at dorfonlaw.org
Professor Dorf served as a law clerk for Judge Stephen Reinhardt of the United States Court of Appeals for the Ninth Circuit and then for Justice Anthony M. Kennedy of the Supreme Court of the United States.

"In the nature of split decisions, the majority opinion makes an affirmative argument and the dissent criticizes that argument, with the majority responding, if at all, in footnotes and other asides. That pattern holds in Obergefell v. Hodges. In sometimes-soaring language, Justice Anthony Kennedy’s opinion barely addresses the pointed and occasionally nasty critique leveled in four separate dissents, perhaps leaving the impression that nothing can be said in response.
That impression is false. None of the points made by the dissenters withstands critical scrutiny – not least the claim that because marriage originated as an institution to address accidental procreation by heterosexuals, a state has a rational (much less compelling) interest in forbidding gay and lesbian couples from participating in the modern institution of marriage.
Still less persuasive is the dissenters’ repeated insistence that this case differs from prior marriage cases because those cases did not involve the definition of marriage. To quote Justice Antonin Scalia’s acerbic dissent, “Huh?” Would the eight Justices who signed onto the fundamental rights portion of  Loving v. Virginia have reached a different conclusion if the Virginia statute defined marriage as an institution between a man and a woman of the same race?
Chief Justice John Roberts, in the principal dissent, sets forth the most elaborate argument, but fundamentally he makes three points: (1) there is a difference between support for same-sex marriage as a policy matter and as a constitutional matter; (2) premature constitutionalization of a right that cannot yet be said to be deeply rooted in the nation’s history and traditions risks undermining long-term support for the right because defeat of the anti-same-sex-marriage position in the democratic process would be more acceptable; and (3) the majority’s logic opens the door to claims such as a right to polygamy. Beyond that, his dissent repeatedly compares the ruling to Lochner v. New York, citing the case a whopping sixteen times.
Nearly all of what the Chief Justice says would work equally well as an argument against all unenumerated rights, indeed, against all judicial decisions that draw inferences from vague language contained in enumerated rights as well. The other dissents do not fare better.
Justice Clarence Thomas (joined by Justice Scalia) is more succinct but also more radical than the Chief. He rejects substantive due process in its entirety, but then, citing Founding Era and earlier texts, provides two fallbacks. To the extent that Justice Thomas would allow any substantive due process it would be for the liberty of movement only, and failing that, for no more than negative liberties. Marriage, as state recognition, would not be a fundamental right for anyone. Recognizing that, taken at face value, his view would require overruling Loving (in its fundamental rights aspect),Zablocki v. Redhail, and Turner v. Safley, he elevates the happenstance that those cases involved criminal prohibitions into central features, concluding that “in none of those cases were individuals denied solely governmental recognition and benefits associated with marriage.” Thus, two Justices of the Supreme Court apparently believe that, consistent with the Constitution, a state could forbid, say, people (even of the opposite sex) over the age of fifty from marrying.
Justice Samuel Alito (joined by Justices Scalia and Thomas) is chiefly concerned about people who oppose same-sex marriage on religious grounds. Will they now be required to participate in same-sex marriages? The short answer is no. As Justice Elena Kagan noted during the oral argument, even to Justice Scalia’s evident satisfaction at the time, clergy who solemnize marriages have long been given the freedom to decide which ceremonies at which to officiate based on criteria that would be constitutionally problematic in other contexts. As for others – such as religiously scrupled bakers and florists – absent (much-needed) legislation, the state action doctrine permits them the freedom to discriminate against same-sex couples.
And then there is Justice Scalia, who professes to worry about the ruling’s implications for democracy but seems more irked by Justice Kennedy’s prose style. In perhaps the most intemperate line in the U.S. Reports, Justice Scalia mocks the opening line of the majority opinion: “The Constitution promises liberty to all within its reach, a liberty that includes certain specific rights that allow persons, within a lawful realm, to define and express their identity.”
Justice Scalia replies: “If, even as the price to be paid for a fifth vote, I ever joined an opinion for the Court that began” in this way, “I would hide my head in a bag.” This from a Justice who – just in cases that are centrally relevant to the issue in Obergefell – once began a dissent by accusing the Court of mistaking “a Kulturkampf for a fit of spite” (as though Prussian anti-Catholic policies were an appropriate model for Colorado’s treatment of its gay and lesbian minority), in another dissentcompared same-sex intimacy to bestiality, and in a futile effort to read Loving as having nothing to do with evolving values, invented his very own inaccurate text of the Fourteenth Amendment.
Forget about the bag. Justice Scalia should not appear in public except in a full burka.
What bothers Justice Scalia and, to a somewhat lesser extent, his fellow dissenters, about Justice Kennedy’s soaring rhetoric? In prior gay rights cases, they have, with some justification, complained that the majority was unclear about how its holding fit with conventional constitutional doctrine, but there is little cause for complaint on that score in Obergefell. Justice Kennedy says with admirable clarity that marriage is a fundamental right and that the state has not offered a sufficient justification for denying it to same-sex couples.

Both Chief Justice Roberts and Justice Scalia are puzzled by Justice Kennedy’s invocation of “synergy” between the Equal Protection and Due Process Clauses, but they ought not be. Especially not Justice Scalia, whose opinion in Employment Division v. Smith explained away prior cases that obviously contradicted the rule he announced there by describing them as resting on a “hybrid” of free exercise and other rights (including substantive due process!). Viewed from the window of Justice Scalia’s glass house, “synergy” is argle bargle but “hybrids” rest on a firm constitutional foundation.
Were the dissenters more interested in understanding than ridiculing the majority opinion, they would see that equal protection considerations help explain why a right to same-sex marriage does not necessarily open the door to polygamy, adult incest, and the other supposed horribles in their gay shame parade. With a few notable exceptions, for thousands of years people have been stigmatized, beaten, and killed for the sin of loving someone of the same sex. The dissenters regard this shameful history only as the basis for continued denial of constitutional rights. The majority, by contrast, sees in this history of subordination a special reason to be skeptical of the reasons advanced for excluding same-sex couples from the institution of marriage.
Justice Kennedy writes: “Especially against a long history of disapproval of their relationships, th[e] denial to same-sex couples of the right to marry works a grave and continuing harm. The imposition of this disability on gays and lesbians serves to disrespect and subordinate them.” It really is that simple.
Is it possible that some day we as a society will come to regard plural marriage in the same way? Sure. Just as a social and political movement led a Court whose Chief Justice once dismissed the idea of an individual right to bear arms as a “fraud” to change its mind about that constitutional right (as Reva Siegel has argued persuasively), so too a social and political movement for plural marriage could likewise succeed and if it does, the Court will follow suit.
Indeed, notwithstanding their citations of Magna Carta and The Federalist, even the dissenters appear to be evolving when it comes to gay rights. For all of his fulminating, at least Justice Scalia is no longer comparing gay sex to bestiality. Meanwhile, the Chief Justice was gracious in inviting the victors to celebrate their victory.
That is also precisely what Justice Kennedy was doing in a prose style that sometimes bordered on poetry. And as numerous pictures of celebrations around the country illustrate, it worked.
My gay and lesbian friends have no illusions that Obergefell marks the end of what one with whom I partied at a gay pride event in Brooklyn last night called their “liberation struggle.” We still need a federal antidiscrimination law. And as importantly, hearts and minds must continue to be won over.

But the Chief Justice is wrong in suggesting that only elections will do the trick. For better or worse, in the U.S., courts play a vital role in a complicated dance involving grass-roots activists, political organizers, elected officials, and ordinary citizens. Much work remains to be done with each of these constituencies but for now we can pause to celebrate a hard-won victory. Justice Kennedy’s opinion fittingly solemnized the occasion.


Recommended Citation: Michael Dorf, Symposium: In defense of Justice Kennedy’s soaring language, SCOTUSblog (Jun. 27, 2015, 5:08 PM), http://www.scotusblog.com/2015/06/symposium-in-defense-of-justice-kennedys-soaring-language/"

Citado desde ScotusBlog

viernes, 26 de junio de 2015

Especial Ovegerfell: SCOTUS Obergefell et al v. Hodges


“Este fallo es una victoria para América”. Así comentó el presidente Barack Obama el fallo Obergefell et al v. Hodges, del que SCOTUS entregó su opinión ayer por la mañana, en quizá el fallo más importante de los últimos 30 años en EE.UU. y por sus repercusiones culturales, probablemente en buena parte de Occidente.
"The right to marry is a fundamental right inherent in the liberty of the person, and under the Due Process and Equal Protec­tion Clauses of the Fourteenth Amendment couples of the same-sex may not be deprived of that right and that liberty. Same-sex couples may exercise the fundamental right to marry. Baker v. Nelson is overruled. The State laws challenged by the petitioners in these cases are held invalid to the extent they exclude same-sex couples from civil marriage on the same terms and conditions as opposite-sex couples."

La opinión, de redacción del Justice Jennedy –un juez católico y nominado por Reagan, a más abundamiento- finaliza con uno de los párrafos más bellos sobre el matrimonio (va traducción en recuadro).

Los disidentes, encabezados por Roberts, no logran sustentar un argumento consistente y, como anota lúcidamente el profesor Michael C. Dorf, más bien se dedican a intentar ironizar. Scalia lo hace con ese mal gusto que lo caracteriza y Thomas una vez más yerra, es inconsistente con lo que él mismo ha escrito otras veces, y muestra que si hubiera estado en la Corte Warren, la segregación nunca habría terminado.


jueves, 18 de junio de 2015

Seminario en Derecho UDLA sobre Ley Nº 20.830, Acuerdo de Unión Civil

Ayer en Derecho UDLA se realizó un seminario sobre la Ley Nº 20.830 destinado alumnos y alumnas de esa casa de estudios. Dejo aquí  la presentación de Luis Larraín, Presidente de Fundación Iguales y la mía sobre el tema.


miércoles, 17 de junio de 2015

Estudio Unicef: Hacia un Defensor de los derechos de la infancia para Chile

Nicolás Espejo ha tenido la amabilidad de compartir el estudio que recientemente encargó UNICEF Chile a Patricia Morales sobre el Defensor del Niño. 

En palabras del trabajo: 
"Este estudio tiene por objeto proveer de una propuesta para el establecimiento en Chile de un Defensor de los derechos de la Infancia (en adelante, El Defensor de la Infancia o Defensor del Niño). Así, en las siguientes páginas se revisan antecedentes, estándares y propuestas orientadas hacia la creación de un Defensor del Niño que reúna las siguientes características: (i) autónomo e independiente; (ii) con presencia regional y local; (iii) cuya función principal sea la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes (en adelante, NNA), para lo cual se le debe dotar de una serie de competencias."

"El estudio sugiere que, en el marco del proceso de discusión de un futuro sistema de garantías para la protección integral de los derechos de la Infancia, la ley debiera establecer con claridad los elementos centrales del Defensor de la Infancia (naturaleza autónoma, funciones y competencias esenciales, mecanismo de selección del Defensor, hipótesis de remoción, obligación de cooperar con las funciones del Defensor y prioridad presupuestaria a favor de la institución, entre otras).
Respecto de sus funciones y atribuciones fundamentales, el Defensor de la Infancia debiera tener un mandato amplio en materia de derechos humanos y derechos de la infancia, con competencia para tramitar denuncias individuales y colectivas en relación a órganos públicos e instituciones privadas, formular recomendaciones, elaborar estudios orientados a promover el conocimiento de los derechos de los NNA y de la vulneración de los mismos, participar activamente en los procesos de elaboración de las políticas y la legislación de infancia y promover cambios en esas materias.


Este estudio se estructura en cuatro capítulos. El primero describe la figura del Ombudsman (Ombudsperson/ Defensor) en sus líneas generales y, en particular, algunos modelos de Ombudsman de la infancia en derecho comparado. En el segundo capítulo se enuncian las iniciativas legales que se han promovido en Chile en esta materia. En el tercer capítulo se sugieren alternativas para el diseño de la institución de un Defensor de la Infancia en Chile, a la luz de ciertas consideraciones constitucionales y administrativas fundamentales, y se describen las regulaciones de derecho público que en principio serían aplicables al Defensor de la Infancia. Las conclusiones se contienen en el capítulo cuarto."

Estudio Unicef: Hacia un Defensor de los derechos de la infancia para Chile by Francisco Estrada