lunes, 17 de agosto de 2020

Comité de Derechos del Niño llama a comentarios sobre borrador de Observación General


El Comité de los Derechos del Niño está redactando una Observación General (la N° 25) sobre los derechos del niño en relación con el entorno digital.

En marzo de 2019, el Comité invitó a todas las partes interesadas a formular observaciones sobre la nota conceptual de la observación general. Los comentarios sobre la nota conceptual se pueden encontrar aquí.

El Comité invita ahora a todas las partes interesadas a comentar sobre su proyecto de comentario general. Luego de la debida consideración de los aportes proporcionados, el Comité decidirá el contenido de la versión final de la Observación general.

Todos los comentarios:

  • Deben presentarse en uno de los idiomas de trabajo del Comité: inglés, francés o español;
  • Deben estar en un documento conciso y enfocado que indique con precisión los párrafos a los que se están haciendo comentarios y no debe exceder las 3.000 palabras;
  • Deben enviarse electrónicamente en formato WORD a la siguiente dirección de correo electrónico: crc@ohchr.org;
  • No serán aceptados si no siguen los requisitos anteriores;
  • No serán traducidos;
  • Se publicarán en la página web del Comité dedicada a este proyecto de la observación general.

Los comentarios deben enviarse antes del 15 de noviembre de 2020. No se considerarán ni se publicarán en la página web las sumisiones recibidas después de esta fecha.

La versión actual del proyecto de la Observación General se puede encontrar aquí (disponible sólo en inglés)

viernes, 31 de julio de 2020

Presentación en conversatorio de Derecho UC de Temuco: del curador ad litem al abogado del niño

El pasado viernes participé exponiendo en un ciclo organizado por el CREA de la Facultad de Derecho de la UC de Temuco, sobre representación jurídica de niños: del curador ad litem al abogado del niño. Dejo aquí el ppt de apoyo y el video de la actividad.






ESTRADA 2020 Del Curador Del Litem Al Abogado Del Niño by Francisco Estrada on Scribd

jueves, 2 de julio de 2020

Conversatorio sobre el fallo de comaternidad

El pasado martes participé en un Conversatorio organizado por el Departamento de Derecho Civil de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valparaíso, junto a las profesoras Dinka Benítez y Rommy Alvarez sobre el fallo de comaternidad del 2° Juzgado de Familia de Santiago en el que que colaboré como curador ad litem del niño. Fue un encuentro muy interesante con valiosas perspectivas aportadas por las participantes y dejo aquí el video


Va el ppt de apoyo de mi presentación

Estrada 2020 Un fallo que s... by Francisco Estrada on Scribd

lunes, 8 de junio de 2020

“Estado actual de la reforma a la ley de responsabilidad penal adolescente.” Boletín Legislativo Infajus N° 2.

El presente documento procura aportar al debate sobre un aspecto especifico de una de las reformas en infancia en curso, la que crea un nuevo Nacional de Reinserción Social Juvenil (Boletín N° 11.174-07) y que incluye en una de sus partes, el artículo 56 -quizá la más relevante en cantidad de artículos y en sustancia normativa- una serie de modificaciones significativas a la Ley N° 20.084. Se trabaja sobre el texto del proyecto aprobado en el Senado a fines de enero de 2020. El proyecto se encuentra actualmente en su segundo trámite constitucional, en discusión en la Comisión de Constitución y Legislación de la H. Cámara de Diputados.

En las líneas que siguen, básicamente, se presentarán los contenidos principales de la principal reforma a la ley N° 20.084.


Estrada 2020 Estado Actual de Reforma a LRPA by Francisco Estrada on Scribd

jueves, 14 de mayo de 2020

Dossier sobre Ley de Adopción 2020


Para efectos de docencia, dejo aquí los links a una serie de documentos sobre el proyecto de ley de adopción:


1. Proyecto de ley de adopción aprobado en la Cámara de Diputados en mayo de 2019
.

2. Informe de la Comisión de Familia presentado en la Cámara de Diputados en enero 2019.

3. Estrada,Francisco y Morales, Camilo (2020). “Con los derechos del niño realmente en el centro: Proposiciones para la reforma a la ley de adopción.” Boletín Legislativo Infajus N° 2. Santiago: Infajus.

4. Milanich Nara (2001). “Los hijos de la providencia: el abandono como circulación en el Chile decimonónico.” Revista de Historia Social y de las Mentalidades Nº5, pp. 79-100.

5. Martínez-Mora,Laura (2009). Elaboración de una propuesta de reforma integral del sistema chileno de adopción. Primer informe: Estudio comparado sobre la adopción de niños y niñas. Santiago: Agencia de Cooperación Alemana GTZ y SENAME.

6. Presentación de Francisco Estrada sobre Proyecto de ley de adopción, en Seminario de Asociación de Abogados de Familia.


ESTRADA 2020 Proyecto de Le... by Francisco Estrada on Scribd

Estrada, Francisco y Morales, Camilo (2020). “Con los derechos del niño realmente en el centro: Proposiciones para la reforma a la ley de adopción.”


De esos documentos que quedaron sin publicarse pre 18O va este junto a Camilo Morales “Con los derechos del niño realmente en el centro: Proposiciones para la reforma a la ley de adopción.” Comentarios sobre el proyecto aprobado por Cámara Dip. en mayo 2019:

Como plantea Marchant (2013), “la ley de adopción requiere de cirugía mayor y no solo de cambios cosméticos que hagan más o menos eficiente el proceso de adopción.” El texto aprobado en la Cámara de Diputados arriesga la persistencia de varios nudos problemáticos del sistema de adopción actual.

En este sentido, nos parecen necesarios algunos comentarios introductorios frente al desafío de mejorar el actual sistema de adopción.

En primer lugar, parece necesario notar que varias de las voces escuchadas en el debate apuntan a diversos problemas del proceso de adopción e incluso en algún momento se ha construido la idea de la lentitud como el principal obstáculo a enfrentar, en este proyecto, con un procedimiento, en consecuencia, más veloz. No compartimos esas perspectivas que carecen de evidencia y distraen la atención de los problemas más relevantes del subsistema de adopción.

La perspectiva desde la que es preciso centrar el debate por una mejora sustantiva de la ley de adopción es aquella de los derechos del niño.

Y desde esta aproximación lo primero es reconocer y asumir que los problemas de la adopción son ni más ni menos que los problemas del sistema proteccional.

No ver la linealidad histórica en que se desenvuelve el proceso de adopción, aislándolo del itinerario que ha seguido el niño o niña en programas sociales, de diagnóstico. ambulatorios y residencias explica esa desazón de algunos cuando “aparece” la madre o un familiar a discutir la adopción. Varios actores emplean reiteradamente esa palabra: “apareció” la madre, para identificar el problema de que la adopción no avance.

La adopción tiene en Chile una historia que antecede a su regulación legal. Como ha investigado acuciosamente Milanich (2001, 2002), existió durante la Colonia un proceso de amplia circulación de niños. Muchos niños en el Chile decimonónico, “como históricamente ocurrió en otras sociedades latinoamericanas, no se criaron en los hogares de sus progenitores, sino que pasaron toda su infancia o una parte de ella en casas ajenas.” (Milanich 2001: 84)

Nuestro país, no hay dudas sobre esto, posee un lamentable panorama en materia de cuidado de niños institucionalizados.

No hay atajo posible a esta dura realidad. Ninguna reforma a la ley de adopción, por bien intencionada que sea, tendrá ningún impacto significativo sin la superación de varios de los numerosos problemas críticos del sistema proteccional. En otro lugar nos hemos referido a estos problemas (Estrada 2018). Los cambios que se introduzcan en este proyecto deben ser consistentes con el proceso de reforma de SENAME. Sin significativas y prontas modificaciones al sistema de diagnóstico, al de intervención, y al trabajo con familias de niños internados, esos problemas repercutirán indefectiblemente en el subsistema de adopción.

 


ESTRADA Y MORALES 2020 Con ... by Francisco Estrada on Scribd

jueves, 23 de abril de 2020

Columna: El libro jurídico

Francisco Estrada V.

Profesor de Derecho, Universidad Autónoma de Chile

 

El libro jurídico parece condenado a oscilar entre Escila y Caribdis. Por un lado, el ninguneo despectivo respecto de todo lo jurídico, lo “leguleyo”, de las lecturas largas y técnicas, de los escritos que exigen un cierto tipo de lector. Y por el otro lado, un cierto aplauso acrítico, organizado para no leer (como apuntó Gabriel Zaid en una columna del 2002 en la Letras Libres) pero rápido para derrochar halagos que eximan del trabajoso proceso de lectura.

El libro jurídico necesita recuperar su sitial arrebatado, a punta de indicadores métricos, rankings universitarios y puntajes para concursos, por los papers.

Para ello requiere construir espacios de conversación en torno a él. Como los libros “comunes y corrientes”, el libro jurídico es parte de una industria cultural que posee una dimensión material necesaria para la vida intelectual: se necesitan librerías y libreros creativos. No hay en las escasas librerías jurídicas iniciativas de vida cultural semejantes a las que han desarrollado exitosamente librerías como Metales Pesados, Lolita o las Qué Leo. Se necesita mayor esfuerzo en el diseño. Basta mirar al mercado anglosajón para entender que un libro jurídico puede tener una portada trabajada y atractiva. Se necesita una industria editorial que permita conversar con los números encima de la mesa y que sincere las ventas.

También las universidades pueden aportar con líneas editoriales que aborden aspectos menos atractivos para el mercado o que incentiven la investigación de sus estudiantes de pre y postgrado publicando las tesis mejor evaluadas.

El libro jurídico es indispensable para la democracia. La mejor muestra es el florecimiento de publicaciones a la sombra del proceso constituyente. Pero es necesario, particularmente, porque la argumentación jurídica, tanto de litigantes como de jueces, exige ser apoyada en estudios, discusiones, investigaciones, exámenes comparativos de jurisprudencia, etc. Sin ese soporte vital los alegatos y las sentencias deben desarrollarse en un páramo desolado.

De ahí, p. ejemplo, que resulte evidente la relevancia de un libro que es citado por nuestros tribunales superiores. Pero, hoy por hoy ¿quién lleva ese conteo? ¿qué puntaje asigna el Fondecyt a esta cita? ¿qué estímulo dan las editoriales o las universidades a un autor que consigue ese logro?

Ni hablar de evaluar las publicaciones jurídicas desde el enfoque de género –cuántas autoras, qué temas-, o desde el territorio –presencia de autores y temas regionales-.

Un buen libro siempre es parte de la conversación universal y el libro jurídico debe poder participar en ese diálogo con el reconocimiento a la relevancia que posee.


viernes, 10 de abril de 2020

Va mi traducción de la Declaración del Comité de Derechos del Niño sobre pandemia y niñez

El Comité de Derechos del Niño advierte sobre el grave efecto físico, emocional y psicológico de la pandemia COVID-19 en los niños y hace un llamado a los Estados para proteger los derechos de los niños.[1]

 

El Comité de Derechos del Niño expresa su preocupación por la situación de los niños en todo el mundo, particularmente en situaciones de vulnerabilidad, debido a los efectos de la pandemia de COVID-19. Muchos niños se ven gravemente afectados física, emocional y psicológicamente, especialmente en países que han declarado estados de emergencia y bloqueos obligatorios.

Además de la declaración de los diez órganos creados en virtud de tratados de derechos humanos, el Comité insta a los Estados a respetar los derechos de los niños al tomar medidas para hacer frente a la amenaza a la salud pública que representa la pandemia COVID-19. En particular, el Comité pide a los Estados:

1. Considerar los impactos sanitarios, sociales, educativos, económicos y recreativos de la pandemia en los derechos del niño. Aunque inicialmente se declaró a corto plazo, queda claro que las declaraciones de los Estados de emergencia y/o desastre pueden mantenerse por períodos más largos, lo que lleva a períodos más duraderos de restricciones al disfrute de los derechos humanos. El Comité reconoce que, en situaciones de crisis, el derecho internacional de los derechos humanos permite excepcionalmente medidas que pueden restringir el disfrute de ciertos derechos humanos para proteger la salud pública. Sin embargo, tales restricciones deben imponerse solo cuando sea necesario, ser proporcionadas y mantenerse al mínimo absoluto. Además, aunque reconoce que la pandemia de COVID19 puede tener un impacto significativo y adverso en la disponibilidad de recursos financieros, estas dificultades no deben considerarse como un impedimento para la implementación de la Convención. No obstante, los Estados deben garantizar que las respuestas a la pandemia, incluidas las restricciones y las decisiones sobre la asignación de recursos, reflejen el principio del interés superior del niño.

2. Explorar soluciones alternativas y creativas para que los niños disfruten de sus derechos de descanso, ocio, recreación y actividades culturales y artísticas. Dichas soluciones deben incluir actividades supervisadas al aire libre al menos una vez al día que respeten los protocolos de distancia física y otras normas de higiene, y actividades culturales y artísticas para niños en la televisión, la radio y en línea.

3. Asegurarse de que el aprendizaje en línea no exacerbe las desigualdades existentes ni reemplace la interacción alumno-maestro. El aprendizaje en línea es una alternativa creativa al aprendizaje en el aula, pero plantea desafíos para los niños que tienen acceso limitado o nulo a la tecnología o Internet o que no cuentan con el apoyo adecuado de los padres. Deben estar disponibles soluciones alternativas para que estos niños se beneficien de la orientación y el apoyo brindado por los maestros.

4. Activar medidas inmediatas para garantizar que los niños reciban alimentos nutritivos durante el período de emergencia, desastre o encierro, ya que muchos niños reciben su única comida nutritiva a través de esquemas de alimentación escolar.

5. Mantener la provisión de servicios básicos para niños, incluyendo atención médica, agua, saneamiento y registro de nacimientos. A pesar de la creciente presión sobre los sistemas de salud y la escasez de recursos, no se debe negar a los niños el acceso a la atención médica, incluidas los test y una posible vacuna futura, a tratamientos médicos relacionados con COVID-19 y no relacionados con COVID-19, servicios de salud mental y tratamiento para afecciones preexistentes. Los niños también deben tener acceso a instalaciones de agua potable y saneamiento durante el período de emergencia, desastre o encierro. Los servicios de registro de nacimientos no deben suspenderse.

6. Definir los servicios básicos de protección infantil como esenciales y asegúrese de que sigan funcionando y disponibles, incluidas las visitas a domicilio cuando sea necesario, y proporcionar servicios profesionales de salud mental para niños que viven en confinamiento. El confinamiento puede exponer a los niños a una mayor violencia física y psicológica en el hogar, o forzar a los niños a quedarse en hogares que están superpoblados y carecen de las condiciones mínimas de habitabilidad. Los niños con discapacidades y problemas de comportamiento, así como sus familias, pueden enfrentar dificultades adicionales a puerta cerrada. Los Estados deberían fortalecer los sistemas de información y referencia telefónica y en línea, así como las actividades de sensibilización a través de la televisión, la radio y los medios en línea. Las estrategias para mitigar el impacto económico y social de la pandemia de COVID-19 también deberían incluir medidas específicas para proteger a los niños, particularmente a aquellos que viven en pobreza y que carecen de acceso a una vivienda adecuada.

7. Proteger a los niños cuya vulnerabilidad se incrementa aún más por las circunstancias excepcionales causadas por la pandemia. Estos incluyen niños con discapacidades; niños que viven en la pobreza; niños en situaciones de la calle; niños migrantes, solicitantes de asilo, refugiados y desplazados internos; niños de minorías e indígenas; niños con afecciones de salud subyacentes, incluido el VIH/SIDA; niños privados de libertad o internados en centros de detención policial, cárceles, centros de atención segura, centros o campos de detención de migrantes; y niños que viven en instituciones. Los Estados deben respetar el derecho de todos los niños a la no discriminación en sus medidas para abordar la pandemia de COVID-19, así como tomar medidas específicas para proteger a los niños en situaciones vulnerables.

8. Liberar a los niños de todas las formas de detención o encierro, siempre que sea posible, y proporcionar a los niños que no pueden ser liberados los medios para mantener un contacto regular con sus familias. Muchos Estados han adoptado medidas para restringir las visitas y las oportunidades de contacto para los niños que viven en instituciones o que están privados de su libertad, incluidos los niños internados en instituciones policiales, cárceles, centros seguros, centros de detención migratoria o campamentos. Si bien estas medidas restrictivas pueden considerarse necesarias a corto plazo, durante largos períodos tendrán un marcado efecto negativo en los niños. Se debe permitir a los niños en todo momento mantener contacto regular con sus familias, y si no en persona, a través de comunicación electrónica o telefónica. Si se prolonga el período de emergencia, desastre o confinamiento ordenado por el Estado, se debe considerar reevaluar las medidas que prohíben dichas visitas. Los niños en situaciones de migración no deben ser detenidos ni separados de sus padres si van acompañados.

9. Prevenir el arresto o la detención de niños por violar las directrices y directivas del Estado relacionadas con COVID-19, y garantizar que cualquier niño que fue arrestado o detenido sea devuelto inmediatamente a su familia.

10. Difundir información precisa sobre COVID-19 y cómo prevenir la infección en idiomas y formatos que sean amigables y accesibles para todos los niños, incluidos los niños con discapacidades, los niños migrantes y los niños con acceso limitado a Internet.

11. Brindar oportunidades para que las opiniones de los niños sean escuchadas y tomadas en cuenta en los procesos de toma de decisiones sobre la pandemia. Los niños deben comprender lo que está sucediendo y sentir que participan en las decisiones que se toman en respuesta a la pandemia.

 

8 de abril de 2020



[1] Declaración original en: https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CRC/Shared%20Documents/1_Global/INT_CRC_STA_9095_E.pdf- Traducción de Francisco Estrada V.


jueves, 12 de marzo de 2020

Estado actual de la Reforma a la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente

El presente documento procura aportar al debate sobre un aspecto especifico de una de las reformas en infancia en curso, la que crea un nuevo Nacional de Reinserción Social Juvenil (Boletín N° 11.174-07) y que incluye en una de sus partes, el artículo 56 -quizá la más relevante en cantidad de artículos y en sustancia normativa- una serie de modificaciones significativas a la Ley N° 20.084.

Se trabaja sobre el texto del proyecto aprobado en el Senado a fines de enero de 2020.

La edición, por supuesto, es de mi entera responsabilidad y no compromete a ninguna autoridad ni institución pública.