miércoles, 30 de julio de 2014

Rosario: padres separados deberán ir a tribunales y leerle El Principito a su hijo

La nota es del diario trasandino La Nación. Voy a tratar de dar con la sentencia. Curiosa forma de intentar que los padres traten como persona a su hijo.

"Santa Fe.-  En un curioso fallo de la Justicia, un matrimonio separado de Rosario deberá concurrir todos los lunes por la mañana durante un mes a tribunales para leerle a su hijo la Convención de los Derechos del Niño, Etica para Amador de Fernando Savater y El Principito, de Antoine de Saint Exupéry, obras que estarán a sus disposición en la propia Sala de Trabajo Social de los Tribunales de la ciudad.
Cristian Pappalardo y Nancy Caminero (el matrimonio en cuestión) también contarán con asistencia terapéutica. "Es para que reconozcan a sus hijos como personas", aclaró el juez de Familia N° 5, de los Tribunales de Rosario, Ricardo Dutto
La decisión -novedosa en todos sus aspectos- fue adoptada por el juez del Tribunal de Familia N° 5, Ricardo Dutto, como resultado de las dificultades para concretar el régimen de visitas oportunamente resuelto, y al final de un complejo recorrido, que incluyó devolver la custodia del mayor de los chicos (de 13 años) a su padre -luego de habérsela quitado y otorgar la guarda provisoria a un hermano suyo- y garantizar la concreción de los encuentros semanales con el menor (de 7), que vive con la madre, si fuese necesario a través de la fuerza pública.
"El incumplimiento del régimen de comunicación coloca en entredicho la eficacia del Poder Judicial para hacer efectivos los mandatos que imponen deberes jurídicos no fungibles de contenido familiar. En el caso, no se verifican causas graves que permitan postergar el derecho de rango constitucional de los niños a mantener un adecuado contacto con el progenitor no conviviente", sostuvo Dutto en su resolución.
El magistrado también tomó nota de la jurisprudencia de la Corte Nacional, en el sentido de que "es función elemental y notoria de los jueces hacer cesar, con la urgencia del caso, todo eventual menoscabo que sufra un menor en sus derechos constitucionales, para lo cual dicha supervisión implica una permanente y puntual actividad de oficio".
Al juez Dutto le resulta evidente "el obstáculo materno al no asistir junto con su hijo a los encuentros programados y así impedir al padre tomar contacto con su hijo, además de obstruir el contacto entre los hermanos por fuera del ámbito escolar, priorizando su conducta conflictiva frente al mejor interés de los niños, frustrando la tutela judicial efectiva."