jueves, 22 de mayo de 2014

Cuenta Pública del 21 de mayo: Pobres anuncios en infancia

El discurso de la Presidenta ayer y la cuenta sectorial del Ministerio de Justicia -disponible en internet y adjunta infra en este post- contienen pobres anuncios concretos en materia de infancia. Se reitera, con una sorprendente vaguedad, que se trabajará en reformas legales, pero llama la atención que nada se dice de la dramática situación de los hogares, que generó un controvertido informe de la comisión investigadora, liderado por parlamentarios de la Nueva Mayoría, que así como reclamaron el poco compromiso de parlamentarios de derecha, debieran, con la misma energía demostrada, reclamar que su ejecutivo nos los escuchó. Ninguna, ninguna de las recomendaciones de la comisión fue acogida en el discurso.

Discrepo de las formas que suele utilizar el psiquiatra Rodrigo Paz para reclamar de la situación de la infancia, pero ante discursos como el de ayer, la desesperación que esas acciones exhiben me resulta enteramente lógica. No se anuncia ningún incremento en la subvención a residencias, no se anuncia una política de infraestructura en centros de protección, no se anuncia el incremento de la planta de los funcionarios de Sename (cuya casi totalidad está a contrata), no se dice nada de los problemas en el sistema de adopción.

Es una triste ironía que la presidenta omita informar acerca del estado de un bombástico anuncio que ella misma realizó en su cuenta pública del 2008 donde habló de "10 nuevos centros de alto estándar" para el colapsado sistema penal juvenil. ¿Dónde están esos 10 nuevos centros? El centro Til til no cuenta porque su diseño se había iniciado ya en el 2004. 

Los anuncios se remiten básicamente a trabajar en documentos del nivel central (Política y Plan nacional de infancia), más burocracia y a reformas legales. pero incluso en este aspecto llama la atención un franco retroceso frente a otros ámbitos. Si observan más abajo los compromiso del sector Justicia, son básicamente:
Se trabajará en el establecimiento de un marco general de protección integral
Se avanzará en la preparación de la creación de un servicio para la protección de niños, niñas y adolescentes.
Se trabajará en la creación de un servicio para la atención de jóvenes con responsabilidad penal adolescente

Ni la planificación central, ni crear un Observatorio son medidas que mejorarán la situación de los niños en Chile.
Y no lo harán porque, en el primer caso, los documentos trabajados en el nivel central poseen una morosa bajada y muy poco eficiente, propia de un estado centralizado, santiaguino y vertical como el nuestro. Y en el segundo caso, porque la condición actual de nuestro país no ubica al diagnóstico de los problemas como uno de sus aspectos críticos prioritarios. En cualquier ámbito referido a infancia hay ya suficientes estudios base. Por cierto que se deben proseguir investigaciones pero cualquier experto del área concordará conmigo en que existe suficiente claridad en la identificación de los problemas y en rutas de solución. Existirá discusión en el costo óptimo de residencias, p.ej., pero nadie controvierte que el monto actual es obscenamente insuficiente. ¿Por qué distraer esfuerzos y recursos de las tareas que son realmente urgentes? El observatorio equivaldrá a contar con un nuevo y sofisticado termómetro sin haber hecho nada por bajar la fiebre.

Por otro lado, en ninguno de estos relevantes compromisos se indica ningún plazo para la presentación del proyecto de ley. Y hablamos de temas en los que existen abundantes estudios y anteproyectos disponibles. 

Más aun, los compromisos se formulan en términos que el puro anteproyecto (el documento previo a ser enviado a tramitación parlamentaria) podría satisfacer el compromiso y llevar al ejecutivo a darlo por cumplido.


Sin plazos, sin recursos adicionales, sin propuestas concretas, el anuncio de ayer es un retroceso en temas de infancia. 


"Infancia.

El desarrollo de los niños y niñas de Chile es un tema fundamental no solo para el futuro del país, sino para el presente inmediato. El respeto por sus derechos, la protección activa e integral del estado y la colaboración a las familias para que puedan llevar adelante su misión de protección y cariño con sus hijos e hijas resulta para nosotros esencial.

Por eso, a tres días de haber asumido en el gobierno, creamos el Consejo Nacional de la Infancia y con ello dimos una fuerte señal que los niños, niñas y adolescentes son una prioridad política en este período. Implementaremos el Observatorio Nacional de Infancia y Adolescencia, con la participación de organismos internacionales, universidades y centros de investigación, cuyo Sistema Nacional de Información en Infancia, Adolescencia y Familias nos permitirá detectar todas las brechas y carencias que tiene el estado en la protección y promoción de los derechos de los niños.

Durante este año formularemos la Política Nacional y el Plan de Acción Integrado de Niñez y Adolescencia, trabajaremos para garantizar el respeto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se ven implicados en procesos judiciales. Llevaremos adelante todas las acciones necesarias, que impliquen transversalmente al gobierno y sus programas para acelerar el cambio cultural que significa erradicar el castigo físico y la violencia contra la infancia.

Con respecto a la situación del Sename, llevaremos adelante su reforma que nos permitirá una nueva institucionalidad que por un lado Proteja a la Infancia y la Adolescencia y otro servicios que pueda trabajar en la rehabilitación e integración de aquellos adolescentes que estén en conflicto con la justicia."

Cuenta Sectorial de Justicia

"a. Se trabajará en el establecimiento de un marco general de protección integral de derechos de los niños, niñas y adolescentes.

b. Se avanzará en la preparación de la creación de un servicio para la protección de niños,
niñas y adolescentes.
El objetivo será contar con una instancia idónea para articular la protección especial y la atención sectorial requerida a nivel local, que opere como puerta de entrada del sistema de intervención, encargándose de la evaluación periódica de la atención. Para ello, se trabajará en el establecimiento de un modelo de intervención, y una oferta de programas y acciones basadas en las necesidades de atención y requerimientos que demande la población, en el ámbito de la protección especial de derechos.

c. Se trabajará en la creación de un servicio para la atención de jóvenes con responsabilidad penal adolescente.
Este servicio será parte de un Sistema Especializado de Justicia Penal Adolescente, que considere la fase de juzgamiento y ejecución de las sanciones, asegurando la especialización de los actores procesales para la instrucción, defensa y resolución de los casos judiciales y control de la ejecución de las sanciones. El nuevo servicio contará con un modelo de intervención para la ejecución de las sanciones previstas actualmente en la ley.

d. Se propondrá la creación de un Programa de Defensa del Niño, que se encargará de representar debidamente los derechos de los niños, niñas y adolescentes en los procesos judiciales, para lo cual se revisará la situación judicial de miles de menores internados en residencias. El Programa podrá hacerse parte como querellante en la persecución de los delitos que afectan a menores de los sistemas residenciales, para reducir su victimización secundaria en el sistema penal y disminuir salidas judiciales insatisfactorias."