miércoles, 15 de enero de 2014

Mi estreno de columnista en El Quinto Poder: La Santa Sede ante el Comité de Derechos del Niño

"La Santa Sede es un sujeto soberano de derecho internacional, poseedor de una personalidad jurídica original, autónoma e independiente de cualquier autoridad o jurisdicción. En esa calidad firmó y ratificó la Convención de Derechos del Niño. Ello la obliga, al igual que a todos los estados partes, a presentar informes periódicos ante el órgano responsable del monitoreo del tratado, el Comité de Derechos del Niño. La Santa Sede sólo había presentado su primer informe y, a diferencia de la gran mayoría de estados partes, no había concurrido ante el comité. Al fin, este jueves, la Santa Sede presentará sus informes periódicos segundo, tercero y cuarto, que debían presentarse en 1997, 2002 y 2007, respectivamente, —que incluyen información desde 1994 hasta principios de 2010— como un solo documento consolidado a ser examinado.

Una primera lectura de este informe[1] observa un discurso diplomático correcto pero carente de suficientes explicaciones frente al escándalo de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en todo el mundo contra niños, niñas  y jóvenes.  Las apenas tres páginas que el informe destina a este tema exhiben una arrogante perspectiva sobre un drama que ha provocado alarma mundial. Con una retórica de burócrata el informe no habla desde el lugar de las víctimas, no menciona su voz, ni expone la responsabilidad institucional en este sentido.
Creo que el Comité será especialmente duro con los representantes de la Santa Sede, que demoraron tanto en presentar este informe, y que sólo entregan una cerrada visión interna muy lejos de eso que se proclamaba hace una cuarentena de años. ..."


Seguir leyendo en EL QUINTO PODER