jueves, 7 de agosto de 2008

Tribunales agilizan causas de familia, pero persisten las quejas de usuarios

Debutaron hace casi tres años, pero colapsaron de inmediato. Y aunque hoy las largas esperas en los tribunales de familia se mantienen, varios usuarios del sistema reconocen que éste ha mejorado, si bien no lo suficiente, al menos para reducir a la mitad el tiempo de espera entre una audiencia y otra.

Por ejemplo, a fines de 2005 o principios de 2006 quien acudía a estos juzgados debía esperar en promedio ocho meses para obtener una audiencia. Ahora, según abogados que litigan habitualmente en ellos, esa brecha se redujo a cuatro meses, en causas de tramitación normal.

Los juristas concuerdan en que uno de los tribunales con más demora de los cuatro que atienden en Santiago es el Primer Juzgado de Familia, fundamentalmente por falta de jueces.

Ayer, de hecho, de las once salas que componen el tribunal sólo funcionaron cuatro, porque no había más magistrados.

Una de las materias más frecuentes son los divorcios. También son los que más tardan: un año, en promedio, desde que se inicia el proceso hasta que la Corte de Apelaciones lo revisa.

Hoy, todos los divorcios deben ir en consulta al tribunal de alzada, lo que cambiará cuando rijan los cambios a la Ley de Familia. Entonces llegarán sólo los casos en que haya apelación.

En esa reforma están puestas las expectativas de usuarios como la abogada Ximena Campodónico, para quien los problemas no se deben a la inoperancia de los jueces, sino a que "no dan abasto".

Justamente, el aumento de dotación en los tribunales es uno de los mayores aportes del cambio legal que ahora está en el Tribunal Constitucional: añade 95 jueces y eleva a más de 600 el número de funcionarios. También sube el presupuesto en 66%, a $49 mil millones.

Para enfrentar los cambios, los jueces de familia están capacitándose desde el viernes. El objetivo es aunar criterios en la gestión interna, la tramitación de causas y la atención de público.

"Humillante" pedido de IPC

Varias mujeres llegan hasta los juzgados a solicitar que la pensión que reciben sea reajustada según el IPC, lo que no ocurre de manera automática.

Margarita Núñez relata que debió ir desde Peñalolén hasta los tribunales de familia de Santiago, porque desde el año 2003 que el padre de sus dos hijos le entrega sólo $60 mil mensuales, y ahora incluso decidió, unilateralmente, descontarle $10 mil para la colegiatura de uno de los niños.

"Dos amigas que han venido antes dicen que se demora entre 4 o 5 meses recién para tener audiencia", comenta.

Ella, y otras dos mujeres en una situación similar, reclaman que el tribunal no envió las notificaciones de la petición de reajuste en los diez días que les dijeron que lo harían.

"Esperar una mañana entera para solicitar algo que es tan básico como pedir el reajuste según IPC lo encuentro denigrante y humillante", reclama Oriana Berríos, tras dos horas aguardando en el Primer Juzgado de Familia.

¿Rápido o como ir al consultorio?

Mariana Díaz está positivamente sorprendida. Pensaba que tardaría mucho más en obtener la pensión alimenticia por la que demandó a su ex pareja el pasado 20 de julio.

Es que, aunque le dieron audiencia para cinco meses más -el 9 de diciembre-, la deja conforme el que la jueza de familia haya dictado un compromiso de alimento provisorio, que obliga al padre de sus cuatro hijos a ayudarla económicamente mientras se desarrolla el proceso en los tribunales.

Una situación distinta vive Verioska Parada, quien con molestia recuerda que la han hecho completar por lo menos 30 veces -desde marzo pasado- un formulario para pedir que en vez de descontarle la pensión alimenticia a su marido desde el sueldo, éste le deposite el dinero en una libreta de ahorros, y aún no logra que el juzgado le dé el documento que necesita para ir al banco y abrir la libreta.

"Esto es lento, o sea, es como ir al consultorio", reclama la mujer.

DIVORCIOS

DISPARIDAD: El taxista Ernesto Contreras obtuvo el divorcio tras cuatro audiencias y en un año; una pareja de Colina fue citada recién para junio de 2009.

EN CIFRAS

8
meses pasaban entre las audiencias en 2006. Ahora pasan cuatro.

15
audiencias diarias se realizan en promedio en cada sala.

1
año tardan en fallarse los casos de divorcio.

6
a 8 meses demora en resolverse una causa de pensión de alimentos o visitas.

95
nuevos jueces contempla la reforma a la Ley de Familia.

600
nuevos funcionarios habrá en la dotación de estos tribunales.