viernes, 16 de mayo de 2014

“¿Qué es ser pobre en 2014? Responde Benito Baranda en Revista Paula

"Es una familia de cuatro personas con un ingreso inferior a $ 400.000 que vive en la periferia, que gasta un tercio de esa plata en traslados. Es una mujer jefa de familia o casada con un hombre que tiene trabajo temporal, que se levanta todos los días antes de las 7 de la mañana para, en el mejor de los casos, llevar a sus hijos en micro a la escuela que queda lejos o pedirles a su madre o a una vecina que lo haga para que ella pueda llegar a tiempo a su trabajo en el barrio alto después de dos horas de Transantiago, que puede pagar solo los primeros quince días del mes, hasta que se le acaba la plata y debe evadir el pago. También solo los primeros 15 días del mes le alcanza para darles un desayuno regular a sus hijos. El resto del tiempo restringe su propia comida: les deja a los hijos el arroz y el pollo, y ella se mantiene con pan, té o bebidas que le aporten azúcar para resistir la jornada. Son mujeres que después de trabajar todo el día y de andar dos horas en micro, llegan a las nueve de la noche a sus casas a hacer tareas, cocinar, arreglar el uniforme, para al otro día seguir sin respiro. Son mujeres que viven encerradas en sus viviendas emplazadas en guetos de pobreza y aislamiento, como en Bajos de Mena, en Puente Alto, con hijos también encerrados, porque el entorno es peligroso. Esa mujer tiene un nivel de estrés altísimo y un aguante muy grande. Pero, en algún minuto revienta. Y, cuando lo hace, se le acusa de abandonar a los niños, de que no cumple en la pega, se le tilda de floja, se la carga de prejuicios por el total desconocimiento de la vida que lleva. Yo les pido a las mujeres de barrio alto que piensen en esas mujeres y se imaginen viviendo así”

Fuente: Revista Paula