martes, 10 de septiembre de 2013

Experto de la ONU exhorta a respetar los derechos de una niña Cherokee, en disputa por custodia

GINEBRA (10 septiembre 2013) El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, James Anaya, ha llamado hoy a las autoridades estatales, federales y tribales pertinentes en los Estados Unidos de América a tomar todas las medidas necesarias para garantizar el bienestar y los derechos humanos de 'Verónica', una niña Cherokee de casi cuatro años de edad que se encuentra en el centro de una disputa de custodia muy polémica.

"Los derechos humanos de Verónica como niña y como miembro de la Nación Cherokee, un pueblo indígena, deben ser plena y adecuadamente considerados en los procedimientos judiciales y administrativos en curso que determinarán su futura crianza," subrayó el Sr. Anaya. "Los derechos individuales y colectivos de todos los niños indígenas, sus familias y los pueblos indígenas deben ser protegidos en todos los Estados Unidos."

Verónica enfrenta actualmente la separación definitiva por orden judicial de su familia y de la comunidad Cherokee. En junio de este año la Corte Suprema de los EE.UU. dictaminó que ciertas protecciones de la Leyde Bienestar de Niños Indígenas no era aplicable a los procedimientos en los que una pareja no Cherokee trata de adoptar a Verónica, dadas las circunstancias particulares del caso. El tribunal superior, sin embargo, no hizo una determinación definitiva de la disposición de los trámites de adopción.
A raíz de la decisión del Tribunal Supremo, un tribunal del estado de Carolina del Sur le concedió la custodia de la Verónica a la pareja no Cherokee, pero lo hizo sin una determinación de si su traslado lejos de su familia Cherokee sería en su interés superior a la luz de la situación actual y el patrimonio Cherokee. Aunque Verónica vivió con la pareja no Cherokee, en Carolina del Sur durante los dos primeros años de su vida, ella ha vivido con su padre y su familia extendida en el territorio indígena Cherokee en el estado de Oklahoma durante casi dos años.

Las autoridades de Carolina del Sur han intentado forzar al padre de Verónica para quitarle la custodia de ella, ya que lo acusan de interferencia por su negativa a hacerlo. El 3 de septiembre de 2013, la Corte Suprema de Oklahoma se hizo cargo del caso, ordenó una suspensión temporal de la orden  de alejamiento y permitir al padre de Verónica esperar las nuevas actuaciones.

Fuente: James Anaya web page