martes, 20 de octubre de 2009

La Tercera: "Por primera vez en Chile divorcios igualan a matrimonios"

Según cifras del Registro Civil, el mismo número de chilenos que desde enero a la fecha ha dado el "sí", ha realizado el trámite para poner fin a ese vínculo.

"José Antonio tiene dos eventos importantes anotados en su agenda para este mes. Uno es el matrimonio de sus mejores amigos. El otro, la audiencia de divorcio de su propio matrimonio. Podría ser una coincidencia, pero las cifras indican que hay mucho de realidad en eso: por primera vez en Chile, el número de personas que se casa es similar al que ha firmado los documentos que ponen término a esa unión. Según cifras del Registro Civil, hasta el 30 de septiembre de este año se registraron 42.142 matrimonios y 41.415 divorcios. Este explosivo aumento de las separaciones legales inscritas entre enero y septiembre de 2009 entrega un promedio al día de 180 matrimonios y 177 divorcios.

La realidad en 2008 no alcanzaba estos niveles. Ese año se efectuaron 22.447 divorcios y 57.404 matrimonios, lo que entrega que por cada 10 parejas que se casaron, cuatro terminaban ese vínculo, explica Ricardo Viteri, director de separadosdechile.cl.

No es todo: si la tendencia se mantiene, dice Viteri, se proyectan más de 60 mil divorcios y cerca de 56 mil bodas para fin de año, y por primera vez en la historia del país, las separaciones legales superarán los matrimonios.

FACILIDAD LEGAL
La ley de divorcio promulgada el 18 de noviembre de 2004 marcó un antes y un después en los trámites para permitir poner fin a un matrimonio en Chile. "Antes no existía la opción sin recurrir a mentiras, y la ley permitió sincerar esa realidad. En ese momento se dijo que se presentaría una carga explosiva de demandas durante los dos o tres primeros años, pero las cifras muestran que los divorcios no disminuyeron tras ese período, sino que aumentan año a año", dice Viteri.

Pese a no contar con el detalle desagregado de las cifras, la socióloga Claudia Dides, directora del programa de género Flacso, no descarta que parte de los 42 mil divorcios correspondan a casos de divorcios recientes y no sólo a una acumulación de causas, dado que hoy es más fácil separarse y volver a reconstruir la vida. Un dato: la mayor rapidez con que se tramitan las causas judiciales en los Tribunales de Familia ha acortado los tiempos de este proceso y eso ha permitido que en algunas jurisdicciones el fallo se obtenga en menos de tres meses, apunta Viteri.

CAMBIOS SOCIALES
Para Luis Gajardo, director de la Escuela de Sociología Universidad Central, además de las modificaciones legales, también han cambiado las reglas al interior del matrimonio: "Al incorporarse la mujer al mundo laboral, se modifican las relaciones de poder y el matrimonio no se constituye como una sociedad económica manejada por los hombres. La mujer no está dispuesta a aceptar situaciones de injusticia y tiene los recursos para armar un nuevo hogar".

Los estigmas del pasado ya no complican a quienes deciden terminar su vínculo. Ya no importan el prejuicio ni los comentarios de pasillo. La gente busca su felicidad, pese a los costos. "Hay una mayor tolerancia a la posibilidad del fracaso y que el matrimonio no es para toda la vida. Si no se cumplen las expectativas, las personas pueden volver a intentarlo", explica el sociólogo. Mientras Dides asegura que la menor cantidad de casamientos se debe al valor que ha tomado la convivencia en la sociedad chilena, más abierta a nuevas formas de hacer familia.

Sin embargo, Gajardo argumenta que estas cifras no dan cuenta de que los chilenos ya no valoren el matrimonio. "No es que la gente no desee casarse, lo que pasa es que está insatisfecha con el tipo de relación que logra. Y mucha gente se divorcia y se vuelve a casar". Así lo confirman cifras de las Estadísticas Vitales del INE, que muestran, por ejemplo, que si en 1997 sólo cinco personas contaban con dos matrimonios previos al momento de casarse, casi una década después, 87 llegaban a terceras nupcias."

La nota es de Paulina Sepúlveda y Leyla Ramírez