miércoles, 3 de septiembre de 2008

Corte Suprema anuncia cambios en procedimientos de Tribunales de Familia de Santiago



El lenguaje del comunicado de la Corte Suprema es pródigo en metáforas boxeriles, lo que no deja de llamar la atención.
A primera vista, esta noticia, y el instrutivo -que dejo arriba íntegro- me parecen un notable esfuerzo del Tribunal Superior del país, por asumir su responsabiliadd en la gestión de los juzgados de familia de Santiago que han presentado serios problemas en este ámbito, problemas, creo, no imputables por entero a los errores de diseño, la falta de recursos o la sobrecarga de trabajo.

Habrá que ver cómo se compatibiliza este instructivo con el Acta N° 51 que fue objeto de tantas críticas en los mismos juzgados y que presenta serios problemas, incluso de legalidad, me parece.

"La Corte Suprema anunció una serie de medidas a implementar en los cuatro Tribunales de Familia de la Corte de Apelaciones de Santiago que pretende agilizar los procedimientos en esta jurisdicción y enfrentar los desafíos de la ley que fue aprobada –recientemente- por el Congreso Nacional.

El presidente del máximo tribunal, Urbano Marín, y el ministro Héctor Carreño, encargado de la Unidad de Apoyo de Reforma de Tribunales de Familia, explicaron que a partir del próximo 15 de septiembre comenzará a regir un nuevo instructivo que modificará una serie de procedimientos en esa jurisdicción.

El presidente Marín explicó que esta iniciativa es “propia y exclusiva del Poder Judicial, porque entendemos que estamos para trabajar para las personas y se trata de una materia que requiere nuestra especial preocupación”.

Según explicó el ministro Carreño, el nuevo instructivo -que ya fue aprobado por el Pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago- establece diversas medidas que apuntan al mejoramiento de la gestión para adecuar los procedimientos de la nueva ley.

En lo principal las medidas establecen una rotación mensual de jueces en las audiencias, establecer un sistema para estandarizar los procedimientos en la tramitación de las causas, reorganizar el Sistema Informático de Tribunales de Familia (SITFA) y capacitar a los jueces en los conceptos de la nueva ley, reorganizar la agenda y la dirección de audiencias.

El ministro Carreño explicó que con estas medidas se pretende “privilegiar la programación de la audiencias a fin de reducir paulatinamente y de manera sustancial con los tiempos de espera. Así para fijar una audiencia se estará a la disponibilidad en cualquiera de las salas del tribunal de la agenda diaria más próxima”.

El magistrado anunció que buscarán, además, un acuerdo con el Colegio de Abogados para que los profesionales que tramiten en esa jurisdicción se adecuen a los preceptos de los nuevos procedimientos orales.

“Hay algunos abogados que necesitan adecuar su manera de tramitar en el nuevo sistema (...) algunos abogados no han logrado entender que tienen que ajustar su actuar a un procedimiento diferente, un procedimiento que busca ser ágil, que busca ser dinámico, en el cual la mayoría de las cuestiones deben plantearse en las audiencias y que debe desarrollarse de un modo expedito”, dijo el ministro Carreño.

El ministro Carreño planteó que la situación de los Tribunales de Familia desde su implementación hasta la actualidad es similar a la de un boxeador. “Con lo sucedido en los Tribunales de Familia puede hacerse un símil con un match de boxeo (...) la puesta en marcha, en su inicio, con todas las deficiencias fue un duro golpe para los tribunales; en términos boxísticos, un golpe al mentón que los dejó groggy, sentidos. Frente a esto los tribunales respondieron y lo hicieron como un buen boxeador; absorbieron el golpe con mucha entereza, utilizaron toda su sapiencia para enfrentar su situación, en términos boxísticos amarraron a la espera de un mejor momento. Viene una nueva fase, una nueva etapa, ya se superó la crisis”.

Ver instructivo
aquí.

Fuente: www.poderjudicial.cl